lunes, 4 de marzo de 2013

El Rincón Cinéfilo de Pepelu IV: "El Valle de Gwangi"

Hoy, Pepelu nos habla de todo un clásico del cine de dinosaurios, El Valle de Gwangi. Esta es una pelicula a la que los Hoyeros y en general todos los que tenemos relación con la paleontología conquense tenemos un gran cariño, ya que se rodó gran parte en Cuenca.

Los exteriores de tanto la ciudad de Cuenca (la  ficticia villa mejicana de Rio Grande) como la Ciudad Encantada (para ambientar el valle perdido) son fácilmente reconocibles en la cinta. Además, la cinta cuenta con los estupendos efectos especiales de Ray Harryhausen, de una calidad excepcional.

Veamos que nos cuenta Pepelu de la cinta (avisamos que contiene algún spoiler ;) ):

Gwangi hace de las suyas en Cuenca

“El valle de Gwangi” (“The Valley of Gwangi”, 1969).


Director:

Jim O'Connolly
Efectos Especiales (Stop Motion): Ray Harryhausen

"El valle de Gwangi” describe la existencia de un mundo perdido con dinosaurios y otros animales de nuestro pasado remoto. Gwangi es identificado generalmente como un Allosaurus, aunque contiene elementos singulares. En primer lugar, su arquitectura general es de aspecto más masivo, menos grácil que la de Allosaurus. En realidad el único rasgo que le identifica con el género del Jurásico Superior norteamericano y europeo es la presencia de tres dedos en la mano (evidentemente un carácter primitivo que no indica nada). 

Por otra parte, las proporciones de la cabeza son relativamente muy grandes, incluso para Tyrannosaurus. En cualquier caso, parece que era esta la intención de Ray Harryhausen, su creador,  como admitió en una entrevista en el año 2001: “Se suponía que Gwangi era un personaje de mayor tamaño, una especie de Tyrannosaurus más que Allosaurus”.


Poster de "El Valle de Gwangi"


Gwangi vive en un mundo perdido (su paraíso particular) del que es arrojado por la acción de los hombres, en este caso un colectivo que se mueve bien por intereses monetarios (los cowboys) o de autopromoción científica (el paleontólogo). Pero Gwangi está también caracterizado por otros rasgos atípicos, fuera de lo común en el discurso fantástico con dinosaurios, representando también la alteración del orden divino. Desde este punto de vista el dinosaurio, típico símbolo de tiempos arcaicos, también representa el mal primordial, el que ha existido siempre en la Tierra, que por supuesto, es de origen ultra natural. 


Gwangi en su valle homónimo, en realidad la Ciudad Encantada

La amenaza de Gwangi no es neutralizada por procedimientos modernos, sino quemado, como una bruja, dentro de una catedral (la de Cuenca). De manera que el dinosaurio no es destruido por tecnología moderna, sino por la acción del fuego purificador dentro de un recinto sagrado, único agente que realmente asegura que el Mal (con mayúscula) es realmente destruido, como sabía perfectamente Torquemada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada